Bebedores Magazine

Cervezas, fútbol, amigos, conversaciones: un pub irlandés

Pub nº34: The Monk’s Bar & Grill

Si son ustedes asiduos lectores de este blog, quizás noten cuando terminen de leer el texto que la prosa ha cambiado. Lo que antes eran flores, ahora son arbustos. Lo que antes era licor de manzana sin alcohol, ahora es Sol y Sombra. El lengaje melifluo ha sido sustituido por el verbo canlla y pendenciero. Los motivos de este cambio de estilo han sido dos. Primero, el bebedor que habitualmente escribe había quedado a merendar y no tenía tiempo para escribir. Y segundo, el comité velador ha decidido diversificar el estilo de estas crónicas. Si seguimos como hasta ahora acabaremos aceptando la Sauna Adán como pub irlandés.

El pub que nos ocupa se encuentra en una zona arbolada de un barrio pijeras de Madrid. En principio, mala pinta. Además en la fachada se podía ver un cartel poco sugerente. A saber: The Monk’s Bar & Grill (¿?). Pero bueno, en este caso las apariencias engañan. Por dentro el sitio se puede definir como bonito. El soplapollas que habitualmente escribe dedicaría un párrafo a soltar semejanzas entre el interior del bar y una catedral. Pero yo no lo haré. Es bonito y punto.

Bonito y cómodo. Hay zonas amplias para acontecimientos deportivos y también zonas recogidas para ir con una jamba o de tertulia seria. La barra es pintoresca (aunque el camarero, un crack que se creía que trabajaba en El Bulli por las tapas de diseño que ponía el cabrón, opinaba que era harto incómoda). Cabe destacar que el pub está en proceso de reformas y que probablemente cambie de nombre. Por lo tanto esta crónica puede quedar obsoleta en cualquier momento. Pero bueno, que quede para la posteridad.

La conversación de esa noche puede ser descrita como preocupante, impropia de Bebedores. El comité velador está pensando en prohibir ciertos temas en beneficio de la esencia bebedora. No me quiero extender, pero sin duda este apartado tendrá notas bajas. Pero vamos, eso al anónimo lector de este blog le dará igual.

En cuanto al precio, pues la verdad, regular. Madrid es caro, vale, pero 4,80 por una pinta de rubia no te cobran ni en el pub de la fucking torre de Londres. La guiness costaba 5,20. No es muy caro comparando con lo que estamos acostumbrados, pero este humilde cronista opina que, en general, el precio es uno de los puntos flacos de casi todos los pubs de Madrid.

¿Y el ambiente? Pues el de (casi) todos los pubs de barrio de Madrid un miércoles: regulero.

Para terminar les dejo con una cita del recién elegido patrón del club de Bebedores. Ustedes ya saben quien es.

«Cada vez que entro en un sitio hay sesenta personas que quieren invitarme a beber, y yo no sé decir que no».

Anuncios

21 julio, 2010 - Posted by | Uncategorized

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: