Bebedores Magazine

Cervezas, fútbol, amigos, conversaciones: un pub irlandés

Pub nº 6: The Handyman Irish Tavern

Me fijé ayer cuando repartieron el roscón de reyes en The Handyman. En el de verdad. El de toda la vida. Me fijé al ver las pequeñas servilletas que tuvimos que coger ante el tamaño (veraderamente imponente) de los trozos de roscón. En las servilletas ponía que el pub se estableció en 1999. Son de ese año los primeros recuerdos que tengo del “Handyman de Hortaleza”.

Aquella semifinal contra el Bayern que nos llevó a París. La liga ganada al Alavés convenientemente celebrada por Mr. Espáriz & me aquí en vez de en Cibeles. La eliminación a manos del Arsenal…

Lo cierto es que hacía ya un tiempo que no veníamos. Varios años.

Sigue teniendo una decoración fantástica, al mismo camarero de siempre (bastante más viejo… las noches no perdonan), y esas mesas medio carcomidas por el tiempo que parecen sacadas de un libro de Bernard Shaw. Me imagino al autor de Pigmalión conversando con Michael Collins con una luz ténue y una pinta de Guinness sobre una de estas mesas. (Por cierto, pinchen en el enlace de Guinness y miren la foto de arriba… no me digan que tienen ganas de que llegue ya el 50).

Aprovechamos la estancia en The Handyman para ver el Barça-Sevilla de Copa que allí estaban poniendo. La poca calidad del proyector nos distrajo en alguna ocasión. Victoria andaluza en la ida.

Como siempre, las conversaciones fueron interesantes: Camilo y sus borracheras canarias, Del Rosal y su vergonzante e hijoputesca falta de interés en poner sus notas sobre los bares en los que sí estuvo (he tenido que hacer de abogado del diablo ante la insistencia de otros por cerrar ya la votación y “que le den por culo al puto canario”), el viaje de Espáriz a tierras yanquis, Don Miguel y su relación con las féminas etecé etecé…

2 pintas y 1 copa después decidimos levantar el ala con el grato sabor del roscón y el pestilente y mefítico hedor de la cuenta. Suben en trato, pero bajan en precio… me da la sensación.

Por cierto, mirando en la web he encontrado esta página que deberían mirar. Parece que nuestra idea ya tuvo pioneros. Pero no acabo de verla demasiado terminada…

Podemos decir que el 6 acabó ahí y que no estuvo nada mal. Pero lo que no concluyó fue la noche. Tras diferentes disertaciones y discusiones y una fallida intentona en la Haka, aparecimos por arte de magia en el bar de Rubén, ese nunca suficientemente loado crack de la barra. Nos hemos enterado, por cierto, que está estudiando para la policía municipal.

Cayeron 2 copas más y sobre todo las risotadas de ver a Don Miguel y Don Fernando acercándose sigilosamente a dos mozas conocidas de Rubén para intercambiar impresiones.

Por cierto… miren las manos del artista. Salió matemático porque Dios quiso, pero tiene manos de pivot de baloncesto… ¡¡qué manera de agarrar!!

El gran Rubén nos invitó a una de las copas, varios chupitos y también trozos de roscón. Está claro qué bar tuvo la mejor nota de la noche.

Rodríguez y yo (gente responsable) decidimos volver al hogar mientras Espáriz & Barra seguían percutiendo las puertas del castillo con el incansable ariete buscando el premio de la noche. No sé en qué acabaría la intentona.

La noche de reyes nos deparó, por tanto, un gran 6. En breve llegará el 7. Que por cierto, me toca elegir a mí. No me apetece dejarles con la intriga. Iremos aquí.

Un brazzo.

P.D. Agradecer a Rodríguez su habilidad como fotógrafo. Estuvo verdaderamente impoluto.

Anuncios

6 enero, 2010 Posted by | Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , | 7 comentarios