Bebedores Magazine

Cervezas, fútbol, amigos, conversaciones: un pub irlandés

Pub nº4: The Corner´s Clock

El 4 era un tanto seguro. The Corner´s Clock. Es como aquellas historias que sabes que van a acabar bien. El bueno gana, el malo pierde y queda fuera de la escena. Donde hace mucho frío. Hasta -4 cuando llegamos a casa tras 5 pintas bien digeridas y mejor compartidas.

Pub grandioso. Muy acogedor. Con, diríamos, varios ambientes incluida una especie de biblioteca, otra zona sólo de sofás, la típica de mesas, una barra espectacular con forma cuasi de rombo y una buena música. Casi toda del 87. Del año de Roche, también irlandés él.

Por una vez mi menda y Espáriz llegamos en primera posición. Supimos sacar ventaja a los que llegaron descolgados… la primera pinta. Del Rosal fue el siguiente. Los amartelados después y finalmente el Sr. Barra. Aquí el amigo llegó después de haberse metido entre pecho y espalda una comida de empresa y una bebida de holding. Venía contento, pero también fue el primero en volver al sobre. Se lo tenía bien ganado.

Se casa Antonio. Así, sin anestesia. Nada de envolturas. Al corazón. Directo. 17 de abril 2010. Si no pasa nada raro. Evidente tema de discusión, controversia, análisis y lágrimas. De ida y vuelta.

Del Rosal ya prepara su viaje de vuelta a la islita que le vio nacer y donde tiene el contador a cero. Curiosa paradoja.

Hablamos. Planeamos y medio decidimos. Unos neo-estorakas están a punto de ver la luz. Buscamos acompañantes en la futura iniciativa de fútbol 7. Un experto en estos temas como el Mote apuntó que deberíamos ser 14, por lo menos. Iremos completando la plantilla.

Por ahora ya tenemos al delantero habilidoso (chupón) que parte desde la izquierda y asegura penaltis (o penalties) fingidos y alguna jugada maradoniana. Tenemos al mítico lateral derecho (el Carlos Alberto del Brasil del 70 una broma al lado del Míkel). A los mediocentros (sin comentarios), al ratonero del área de los caramelos en la mano, al suplente de lujo canario… poco a poco iremos conformando y confirmando el grupo.

Más. Propuesta con forma de onomástica y olor a desafío logrado. El 50 en el Gravity. ¿Utopía? ¿Deseo? ¿Realidad? Tiempo al tiempo. Por de pronto, lo lógico es que el número 5 lo hagamos sin uno de los pilares básicos de la cofradía del irlandés errante. El vecino del chicharro tendrá que conformarse con beber Arehucas a 21 grados.

Llegamos al pub, explicándole al de la barra nuestra particular idiosincrasia. Debió de pensar que éramos de la revista Bebedores o similar, porque nos infló a tapas. Todo perfecto. Salvo el detalle del final. Craso error, según apunte un experto en la matería. El ex tabernero Fermín. La invitación de la casa tras 23 pintas fueron unas cutres y siempre insuficientes medias pintas. Ya se sabe que con nosotros no valen medias pintas, digo, medias tintas.

El 4 ha sido, en cualquier caso, un éxito.

Anuncios

16 diciembre, 2009 Posted by | Uncategorized | , , , , , , , , , , | 12 comentarios