Bebedores Magazine

Cervezas, fútbol, amigos, conversaciones: un pub irlandés

Pub nº35: The Irish Corner

Cayó el 35. The Irish Corner.

En la intersección entre calle Alcalá y Arturo Soria, en pleno Ciudad Lineal se eleva una grandiosa apuesta por el pub irlandés. Un panteón de cerveza negra. The Irish Corner.

Buscando el simbolismo de las cruces celtas que solían situarse en el cruce de varios caminos, el «macropub», según reza su web, se erige como aparente lugar idóneo para que los miembros de Bebedores degusten cerveza, ambiente, irlandidad y mucha conversación. En lo alto, un gran reloj (detalle precioso) te dice a qué hora entras a buscar soluciones a los problemas cotidianos.

El pub es grande, grandísimo. Tres plantas (puesto que en la parte baja hay también posibilidad de bajar y aprovechar la terraza externa en verano), ambientes diversificados, librería, decoración convencional (gran acierto las vitrinas en medio de la planta principal), televisiones repartidas por la zona. En definitiva, no se puede negar que el que busque amplitud y poder elegir diversas opciones (de pie, sentarse solo, algo más recogido, barra, salón enorme arriba, terraza fuera…) habrá encontrado en este pub un buen lugar de visita.

Nosotros nos situamos en la planta principal, dentro (como Dios manda) y en una mesa grande para seis degustamos un par de birras, rodeados de libros (adheridos a la biblioteca salvo alguna excepción concreta) y bajo una música decepcionante a más no poder. Eso no es la música de un bar irlandés. Error importante.

Dicen en su web «La cerveza se tira como hay que hacerlo, con paciencia y soltura; y, ya sea rubia, tostada o negra, es la bebida más consumida». La teoría parece al menos conocerse. La práctica es otro cantar. En honor a la verdad, la negra no debe decirse que estuviera tirada de forma horripilante, pero estaba mal tirada. Muy mal tirada. Excesivamente líquida, con evidente falta de reposo y sin la consistencia exigible. Una pena.

El bar dispone de un servicio excepcional en lo que a la prestancia y diligencia se refiere. Aunque a mí siempre me ha parecido que una especie de portero de discoteca cachas, de ambiente más bien discotequero en la puerta resta más que suma. Esto en un pub irlandés, no la discoteca de Pachá el drogata y su bajalato. Lamentable.

Pero el culmen de los «contras» es el precio. Injustificable salvajada monetaria. 6€ una negra y 5€ una rubia. Por ese precio, lo mínimo es que te regalen el vaso. Es un precio prohibitivo. Inaceptable.

Sé que el pub diversifica sus actividades y tiene espectáculos entre semana y a diario comida de menú (hay muchas empresas cerca), por lo que es un pub irlandés de caparazón, pero no tanto de corazón. El menú, eso sí, es bueno (alguna vez he comido allí) y es casi más destacable esta faceta propia de un restaurante que la que concierne al bebercio puro y duro.

Allí estuvieron 6 de los ilustres miembros de Bebedores. La conversación giró en torno al viaje a Marruecos de varios de los protagonistas y a la cena que en conmemoración de la Megaporra tendría lugar fechas después. Y ocurrió lo de siempre: don Miguel volvió a protagonizar una escena cómica y desapareció junto al Papo para no pisar el Padrao. Penoso. Sin embargo, Rodríguez se vino arriba y al estar su señora ausente decidió comerse un bocata de bukake con otros ínclitos habituales.

Por tanto, si nos ceñimos de nuevo al The Irish Corner, el resumen es que es un lugar de fachada y apariencia grandiosa y del que nadie duda que sea un bar interesante y completo, pero no acaba por cumplir varios de los mandamientos fundamentales de un verdadero bar irlandés.

No creo que George Best se parara a tomar algo en este bar. Él buscaría un verdadero pub. «Cuando está borracho, George es el más deplorable, burro e ignorante pedazo de mierda que he visto», llegó a decir la mujer de Best.

Por suerte, las señoras de los miembros de Bebedores nunca podrán decir esto.

Al menos si el pub elegido fuera The Irish Corner.

Anuncios

26 julio, 2010 Posted by | Irlanda en Madrid | , , , , , , , | 5 comentarios

Pub nº33: O’Connell Street

El pub 33 tenía como destino un lugar mítico. Así al menos lo decidió su elector: don Miguel.

Allí, en principio, debiera poder disfrutarse de manera máxima un partido único en el mundo: semifinales de un mundial. Nada menos que un Uruguay-Holanda. Allí fuimos.

La distribución del O’Connell Street es idéntica a la de su hermano Dubliners. Entrada, barra a la derecha, pantalla grande en medio, diferentes televisiones a lo largo del bar, bajada por una escalera y una especie de forma de ‘ele’ tirando hacia la derecha. Es decir… que se nota a la legua que son hijos del mismo padre. La estructura es calcada. Lo que sí es cierto es que tiene ciertos puntos que le dan un punto superior de irlandidad que su mellizo. Bastante parafernalia irlandesa, aunque es innegable que mediatizado por su ubicación de tal manera que tiene ese punto comercial preparado para los guiris u otros clientes que no buscan tanto la excelencia como nosotros.

Es por ello que uno puede disfrutar de ofertas típicas de discotecas como dos pintas más una de nachos por 10€. O sea que no está nada mal. No olvidemos que estamos en un pub al lado de la Puerta del Sol.

Ahora bien, hay un detalle inaceptable, especialmente cuando se decide acudir a un pub con la principal idea de ver un partido en la cumbre: las teles deben verse mejor y no estar escacharradas, como le ocurría a la que más cerca teníamos. Es un punto bastante negativo y que a bebedores tan ilustres como a Rodríguez o Espáriz les provocaron tener que soltar más de un exabrupto.

La atención fue muy buena. Una chica que enseguida hizo migas con Ortigoza nos sirvió de manera cordial y veloz, por lo que por ahí no deberíamos tener queja. Quizás un poco molesto el hecho de tener que moverse cada dos por tres, cuando un tipo venía a hacer no sé qué en un espacio situado justo al lado donde nos encontrábamos. Rodríguez las contó y superaban los dedos de una mano. No debemos olvidar que cuando fuimos al Dubliners, había varios rusos de la mafia que asustaban por sus modos. Aquí alguno también había pululando, pero a nosotros nos tocó, eso sí, la ya nombrada rubia amable y un tipo gay, también agradable.

Obviamente, el elector defendía su decisión, pero la verdad es que su principal motivo fue el poder disfrutar convenientemente de un partido de esta índole y el resultado final no fue tan perfecto como se pensaba. Sin embargo, sí podríamos afirmar que el ambiente fue aceptable. Tal vez, no tan extraordinario como podíamos haber previsto, pero sí suficiente como para poder «meterse en ambiente». Había de todo: varios noires de Surinam apoyando a su selección, un par de uruguayos alocados y sobre todo… muchos apasionados al fútbol

Y es una pena, porque es un pub con un nombre mítico: la principal vía de Dublín que por cierto es una de las más amplias de toda Europa, que honra a un líder nacionalista carismático del siglo XIX, Daniel O’Connell, conocido como El libertador.

Al pub fuimos varios de los cerdos de siempre: Ortigoza, Papote, Míkel, Rodríguez, Espáriz y mi menda. Faltó el desertor Del Rosal, al que ya poco veremos por aquí. La conversación se focalizó, claro está, en el Mundial y en el encuentro que iba a medir a España con Alemania. Varios insultos proferidos hacia el terrorista balompédico Van Bommel (muérete, maldito hijo de la gran puta) y más de una loa a ese crack llamado Diego Forlán. Rodríguez y Ortigoza estuvieron a punto de acertar la porra.

En cualquier caso, debemos aseverar que el pub tiene virtudes interesantes y se puede llegar a recomendar, pero la verdad es que no parece el más idoneo para ir a ver un partido en la cumbre.

7 julio, 2010 Posted by | Irlanda en Madrid | , , , , , , , , , | 7 comentarios

Clasificación parcial tras el Nº20

Una vez alcanzado el número 20, procedemos a ofrecer nuestra particular clasificación parcial en todas sus categorías, gracias al esmerado trabajo estadístico del señor Rojo:

CLASIFICACIÓN GLOBAL

PUB Nº 10 The James Joyce Irish Pub: 8.683333333
PUB Nº 11 The Clover Irish Tavern: 8.308333333
PUB Nº 7 Finnegan’s Irish Pub: 8.008333333
PUB Nº 2 Shamrocks: 7.79
PUB Nº 4 The Corner’s clock:7.6
PUB Nº 20 Dubliners: 7.58
PUB Nº 9 O’Brien Irish Tavern: 7.4
PUB Nº 1 Guilligan’s: 7.375
PUB Nº 6 The Handyman Irish Tavern: 7.3625
PUB Nº 3 Moore’s: 7.2
PUB Nº 12 St Patrick’s Abbey Tavern: 7.016666667
PUB Nº 14 Larry’s Bar: 6.73
PUB Nº 16 Bo Finn: 6.69
PUB Nº 17 The lock Inn: 6.5625
PUB Nº 19 Mc Ginty’s Goat: 6.33
PUB Nº 15 Scruffy Murphy’s: 6.3125
PUB Nº 13 O’ Connors Irish Pub: 5.7625
PUB Nº 8 The Quiet Man: 5.491666667
PUB Nº 18 The Causeway: 5.2
PUB Nº 5 The Swan: 4.75

CLASIFICACIÓN POR CATEGORÍAS

– IRLANDIDAD

PUB Nº 4 The Corner’s clock: 9
PUB Nº 10 The James Joyce Irish Pub: 8.958333333
PUB Nº 20 Dubliners: 8.8
PUB Nº 7 Finnegan’s Irish Pub: 8.416666667
PUB Nº 6 The Handyman Irish Tavern: 8.1875

– AMBIENTE

PUB Nº 10 The James Joyce Irish Pub: 9.291666667
PUB Nº 20 Dubliners: 8.95
PUB Nº 2 Shamrocks: 8.3
PUB Nº 4 The Corner’s clock: 8
PUB Nº 13 O’ Connors Irish Pub: 7.8125

– TRATO

PUB Nº 7 Finnegan’s Irish Pub: 9.041666667
PUB Nº 11 The Clover Irish Tavern: 9
PUB Nº 17 The lock Inn: 8.5625
PUB Nº 10 The James Joyce Irish Pub: 8.458333333
PUB Nº 2 Shamrocks: 8.3

– CONVERSACIÓN

PUB Nº 3 Moore’s: 8.9
PUB Nº 10 The James Joyce Irish Pub: 8.625
PUB Nº 17 The lock Inn: 8.5625
PUB Nº 13 O’ Connors Irish Pub: 8.4375
PUB Nº 11 The Clover Irish Tavern: 8.375

– PRECIO

PUB Nº 11 The Clover Irish Tavern: 9.25
PUB Nº 19 Mc Ginty’s Goat: 9.1
PUB Nº 17 The lock Inn: 8.5
PUB Nº 7 Finnegan’s Irish Pub: 8.416666667
PUB Nº 10 The James Joyce Irish Pub: 8.083333333

6 abril, 2010 Posted by | Uncategorized | , , , , , , , | 2 comentarios

Pub nº20: Dubliners

¿Por qué nos gusta tanto el mundo irlandés?

Walking all the day
Near tall towers where falcons build their nests
Silver winged they fly
They know the call of freedom in their breasts
Saw Black Head against the sky
With twisted rocks that run down to the sea

Living on your western shore
Saw summer sunsets, asked for more
I stood by your Atlantic sea
And sang a song for Ireland

Talking all the day
With true friends who try to make you stay
Telling jokes and news
Singing songs to pass the night away
Watched the Galway salmon run
Like silver dancing, darting in the sun

Living on your western shore
Saw summer sunsets, asked for more
I stood by your Atlantic sea
And sang a song for Ireland

Drinking all the day
In old pubs where fiddlers loved to play
Someone touched the bow
He played a reel, it seemed so grand and gay
Stood on Dingle beach
And cast in wild foam, we found Atlantic bass

Living on your western shore
Saw summer sunsets, asked for more
I stood by your Atlantic sea
And sang a song for Ireland

Dreaming in the night
I saw a land where no man had to fight
Waking in your dawn
I saw you crying in the morning light
Lying where the falcons fly
They twist and turn all in you e’er blue sky

Living on your western shore
Saw summer sunsets, asked for more
I stood by your Atlantic sea
And l sang a song for Ireland

No les voy a traducir el mitiquísimo Song for Ireland, pero creo que sabrán identificar ciertos versos. “Bebiendo todo el día, en viejos pubs donde a los violinistas les gusta tocar (…) hablando todo el día, con verdaderos amigos (…) contar chistes y noticias (…) puestas de sol de verano (…) quedarme en el mar Atlántico…”.

La primera versión que recuerdo de esta maravilla acústica salió de las almas del grupo que formaban The Dubliners. Nombre que tomaron de la novela de Joyce, estos dublineses cantan a su isla verde con pasión y mucha emoción desde hace casi ya 50 años. Casi nada.

Por eso, la elección del Papote fue excelente. Dubliners, ese pub unido a Madrid por la calle Espoz y Mina, a pocos metros de Sol y con un hermano gemelo pegado (O’Connell St.) fue el elegido para un número tan redondo como el 20.

Las primeras impresiones no pueden ser más positivas. Es muy grande, con diferentes ambientes y una irlandidad extraordinaria. Necesidades innegociables bien expuestas: varias pantallas con fútbol (y otros deportes), una gama de cervezas incluida obviamente la Guinness (bastante bien servida, trébol incluido), típicas mesas (de acuerdo con el comentario que leímos sobre el pub: le falta cierta solera) de madera y decoración apropiada.

Siempre me han gustado ese tipo de recovecos en los que si vas con una chica o con tu pareja gayer te puedes medio aislar con tu cerveza y sentirte un poco apartado de la turbamulta. Este pub tenía varios de esos puntos. Nuevamente positivo.

En contra: uno muy evidente. No puede ser que en un pub en el que indefectiblemente va gente joven (preferentemente masculina) te atiendan, por regla general, dos maromos sacados de los barrios bajos de Odesa. Cabeza rapada, camiseta negra. Joder, parece que cada vez que se dirigen a ti en un español infame te van a partir las piernas. Y muy feo el gesto de poner la cuenta en la primera ronda y esperar, con mirada inquisitorial, a que los clientes saquen sus carteras y paguen. Esto es un irlandés, señores. 0 absoluto en este aspecto. En fin, miren la foto. Parece que va a matar al Míkel.

Digamos que la música internacional, el ambiente excepcional que se respira en este garito, tan próximo a la Puerta del Sol ayuda a que uno olvide este tipo de hechos. Simple curiosidad: como en todos los pub, ahí que estaban las típicas cestitas con sus “tapas” correspondientes. En este caso, hemos de advertir que nos pusieron mierda. Basura. Broza. Un sucedáneo de patata frita rancia que otros decían que era plátano frito. Asqueroso. Aún así hicimos caso al refranero castizo: “A caballo regalado…”.

Conversaciones más que agradables y recurrentes, como no podía ser de otra forma, partido de liga en la tele y un par de rondas (además de sandwiches para varios de los cerdos). Y claro está. Don Miguel y su periódico.

Por tanto podríamos y deberíamos loar ciertas facetas de este pub, especialmente ambiente e irlandidad. Pero tiene otros puntos negativos evidentes: trato y modos deficientes sobre todo.

En plena Semana Santa habrá una diáspora importante de los bebedores habituales, pero seguro que allá donde vaya cada uno de los miembros, no descartará la opción de tomarse una buena pinta en el pub irlandés de turno.

5 abril, 2010 Posted by | Irlanda en Madrid | , , , , , , , , , , | 10 comentarios